Correr con five fingers

¿Vas a salir a correr el próximo año… o éste va a ser otro propósito incumplido?

Tenemos la Navidad encima y con ella, también llegan los buenos propósitos y esa lista de “to do’s” que pasados los dos primeros meses del año nuevo parecen volatilizarse. ¿Tenemos poca voluntad o es que cuando nos ponemos a ello descubrimos que no estamos hechos para cumplir ciertas promesas?

En las listas de buenos propósitos que casi todos nos hacemos para comenzar el año con buen pie hay algunas que se repiten mucho:

  • Dejar de fumar
  • Perder unos kilos
  • Ir al gimnasio

La última moda en las listas de buenos propósitos es invertir en unas buenas zapatillas y empezar a correr, que es muy sano. El movimiento del running está en pleno apogeo y hay mucha gente que se ha unido a grupos de corredores organizados, como por ejemplo el promovido por Cristina Mitre: #Mujeresquecorren. El problema que se suele repetir también, igual que pasa con los buenos propósitos, es que después de pedirle a Papá Noel unas zapatillas súper atómicas, súper acolchadas y súper caras, el primer día que te las pones y sales a correr por primera vez, te das cuenta de que después de unos pocos minutos trotando te duele hasta el alma. Y entonces, uno piensa:

“Si es que no estamos hechos para correr.”

¿Ah no? ¿El cuerpo humano no está preparado para moverse de un sitio a otro más que andando? ¿Nuestras rodillas y nuestros pies no están preparados para soportar nuestro peso? ¿El impacto del trote sobre nuestras articulaciones las daña? ¿O será que es que lo estamos haciendo mal?

Como expertos en movimiento sabemos que el cuerpo humano está preparado para correr y, en general, para moverse mucho más de lo que lo hacemos en nuestra vida diaria, que por norma suele ser de lo más sedentaria: jornadas maratonianas en la oficina, sentados (y a veces con muy mala postura), desplazamientos en coche, metro o autobús, ascensores que nos suben y nos bajan… ¿Dónde quedó esa especie humana que sobrevivía gracias a su habilidad para moverse, cazando o recolectando alimentos, desplazándose sin más medios que sus propios pies? No nos engañemos: si cuando empezamos a correr nos duele todo, no es porque no estemos hechos para ello, sino que quizás, no hayamos aprendido la técnica para hacerlo de forma eficiente.

Taller de Running en SLINGS
En SLINGS tenemos muchos clientes que se han hecho estas preguntas y que tras sufrir diferentes lesiones provocadas por su espíritu corredor, han decidido hacer nuestro Taller de Running. En él ayudamos a las personas que quieren practicar el running a adoptar la postura correcta para correr y a mejorar su técnica de carrera, no sólo para que no se lesionen sino para que disfruten plenamente de esta actividad que es tan sana y que puede ser muy divertida. A estos talleres acuden tanto personas que quieren empezar a correr, como aquellas que ya lo hacen y quieren mejorar su técnica, prevenir lesiones, reducir dolores, etc.

Durante medio día, nuestro experto en técnica de carrera Blas Chamorro, valora a cada participante, analiza con cada uno cómo es su forma de correr, qué errores comete y muestra cómo mejorar para que salir a correr se convierta en un auténtico placer. Puedes consultar en nuestra Web la información sobre estos talleres de running y las próximas fechas programadas.

Los talleres de Running suelen celebrarse durante el fin de semana, aunque si cuentas con un grupo de amigos que se animen a hacer el taller contigo, podemos programarlo de forma personalizada para tu grupo y celebrarlo cuando mejor os venga a todos.

Cuando celebramos un taller de running, hay una pregunta que también se repite entre los asistentes y que suele venir acompañada de un ticket de compra, el de las súper zapatillas, súper carísimas, que les han vendido con el siguiente argumento:

Estas zapatillas son un modelo running perfecto, con muy buena amortiguación y diseñadas especialmente para mejorar la técnica de carrera y evitar lesiones.”

Pero cuando se las ponen y empiezan a correr, se dan cuenta de que les duelen las espinillas, las rodillas, las caderas… Y esos dolores pueden terminar en lesiones que consiguen que uno deje de correr. Casi el 80% de los corredores deja la actividad debido a las lesiones que ésta provoca.

Por eso, además de aprender una buena técnica para practicar este deporte, elegir el calzado adecuado puede marcar la diferencia. En SLINGS recomendamos utilizar un calzado ligero y que no modifique ni restrinja la forma del pie. Debemos utilizar unas zapatillas que permitan que todos los huesos del pie (y son 56, que no son pocos) realicen su función; un calzado que permita el movimiento y la adaptación de nuestros pies y que éstos puedan recibir e interpretar la información que éstos, al entrar en contacto con el suelo, reciben en el proceso de la carrera. Y para que esto suceda, no hace falta irse al extremos de correr descalzos, para lo que quizás no todos estemos preparados, ni probablemente nos apetezca demasiado.

Existen zapatillas en el mercado que cumplen estos requisitos, como son las FiveFingers. Zapatillas Five Fingers modelo hombre Estas zapatillas son perfectas para adaptar el estilo de carrera al barefoot (correr descalzos) o natural running, reduciendo el riesgo de lesiones que se suelen producir cuando utilizamos las zapatillas tradicionales. Pero que nadie se piense que esto es “correr y cantar” porque empezar a practicar running con las Five Fingers requiere un periodo de adaptación incluso si ya salías a correr antes de utilizar este tipo de calzado minimalista.

Para que te animes a probar, en SLINGS ahora tenemos un descuento espectacular en algunos modelos de Five Fingers del 40%. Puedes consultar los modelos y tallas disponibles con este descuento. Si te animas a probar, verás como experimentas una nueva sensación, la de sentir el terreno que pisas. Tu cuerpo lo agradecerá enormemente. Así que te animamos a que le pidas a Papá Noel unas zapatillas nuevas para cumplir con tu buen propósito de año nuevo y que no se quede en una mera intención. Si además quieres que te ayudemos a comenzar con esta actividad deportiva, pide también que te regalen nuestro taller de Running y verás como se puede disfrutar a tope de salir a correr y que tú también puedes hacerlo mejor.

Entonces ¿vas a cumplir tu buen propósito para el año que viene o vas a hacer como todos los años, proponértelo y olvidarlo lo antes posible?

No hay comentarios

Publica un comentario