Alumnos de SLINGS, centros de movimiento

Un espacio magnífico para hacer Pilates

Belén Vendrell es alumna del Centro SLINGS en Pozuelo de Alarcón desde hace 3 años. Le hemos preguntado por qué le gusta venir a cuidarse con nosotros y esto es lo que nos ha contado:

Una de las cosas que más me gusta de SLINGS es el magnífico nivel técnico que tiene todo el equipo. Haciendo Pilates con ellos te sientes segura y más comparando con las burradas que te cuentan de otros centros.”

Belén acude al centro a realizar clases de Pilates un par de veces a la semana y nos asegura que disfruta mucho de los momentos que pasa con nosotros. Le encanta el ambiente que hay en nuestro estudio de Pilates:

Equilibrio total entre cariño y respeto, que es muy importante.”

Nuestras clases de Pilates buscan dar a cada cliente lo que necesita, adaptando cada sesión al nivel de los alumnos y a sus objetivos. Si no existe un equilibrio entre los participantes de cada sesión, resulta difícil lograr que los clientes se sientan bien, cómodos y que además progresen en ejecución de los ejercicios. Aquí nadie viene a competir, sino a sentirse bien y a encontrarse mejor cada día y eso es lo que siempre procuramos darles.

Otra de las cosas que más le gusta a Belén, sobre todo teniendo en cuenta lo complicado que es el día a día de cada uno es la flexibilidad que damos a nuestros alumnos a la hora de venir a clase. No siempre se pueden respetar los horarios y nosotros lo sabemos. Belén, por su profesión -es médico- no siempre puede acudir a sus dos sesiones programadas a la semana de Pilates.

Belén Vendrell, alumna del Centro SLINGS

Me gusta que haya total flexibilidad en el cambio de clases, si avisas, puedes cancelar tu sesión y recuperarla en otro momento que te venga mejor.”

Por último, Belén destaca la limpieza de nuestras instalaciones. A nadie le gusta llegar al estudio de Pilates y encontrarse un espacio poco cuidado por eso en SLINGS la limpieza es fundamental. Nos pasamos el día tirados por los suelos así que todo debe estar impoluto.

El mantenimiento de las instalaciones es impecable, hay que decirlo. No en todos los sitios es así.”

Además de la limpieza diaria de las instalaciones, tras cada sesión de Pilates se vuelven a limpiar los reformers, los cadillacs, las sillas, barriles… Nuestros alumnos también contribuyen a ello, pues son todos muy cuidadosos y utilizan las instalaciones con respeto y cuidado.

Así, entre todos logramos que el ambiente sea excepcional a todos los niveles. En SLINGS lo que más nos gusta es cuidar de nuestros alumnos, que se sientan como en casa y que salgan del estudio de Pilates con una sonrisa en la cara. Y la imagen de Belén así lo demuestra ¿no crees?

Muchas gracias Belén por compartir con nosotros tu opinión. ¡Nos encanta tenerte como alumna!

Y tú, si aún no has pasado por aquí a conocernos que sepas que te estamos esperando. En SLINGS además de tratarte muy bien, te ayudaremos a que te muevas mejor y te encuentres fenomenal. ¿Quieres probar?

No hay comentarios

Publica un comentario