Los riesgos de Pokemon-go

Pokemon Go ¿juegas o te la juegas?

Millones de personas lo tienen entre las manos… es el juego de moda este verano y ha causado furor. Pero Pokemon Go esconde mucho más que criaturas virtuales y no todo es tan inocuo como sus pequeños monstruitos. Los hemos llamado Poke Dolores, pero son más que eso.

Pokemon Go es un juego de realidad aumentada para smartphones en el que los usuarios, haciendo uso de la cámara de su móvil y gracias a la tecnología GPS, exploran a su alrededor y buscan objetos que pueden coleccionar. Además existen lugares estratégicos a los que los jugadores acuden, las Poké Stops y los Poke Gyms, guiados por un mapa virtual, y en los que pueden conocerse, batirse en combarte y, por supuesto, cazar monstruos al golpe de sus Pokeballs. ¡Hasta se han puesto de moda las Pokedadas!

El éxito de esta nueva versión del juego que nació de la mano de Nintendo para la Game Boy, arrasa: ha batido el récord abosoluto en número de descargas en las tiendas de aplicaciones tanto para Android como para IOS, y se ha convertido en el juego más conocido para smartphones.

El otro día escuchaba a un amigo contar lo contento que estaba porque con Pokemon Go sus hijos se movían mucho más:

Antes era un lucha hacerles salir de casa, pero ahora no piden más que salir a la calle”

Y es que uno de sus reclamos y que ha destacado la prensa, es la capacidad que ha tenido este juego para levantar a las personas del sofá. Lo califican como el nuevo arma contra el sedentarismo. Pero si bien es cierto que para jugar no queda más remedio que salir de casa y comenzar a caminar, no son todo bonanzas cuando hablamos del Pokemon Go.

Los peligros para los jugadores de Pokemon Go

Si ya te has aficionado al juego, al menos echa un vistazo a esta lista. No te vamos a pedir que dejes de jugar, pero sí que cuando lo hagas seas consciente de que tú eres un jugador de carne y hueso, jugando en el tablero de las calles de tu ciudad. Lo único virtual aquí son los monstruos, los eggs, y las pokeballs. Los dolores, las lesiones y las malas experiencias, le pasan a los jugadores en la realidad.

Pokemo go y los problemas de cervicales

  • Lesiones músculo-esqueléticas: Salir a dar un buen paseo es una cosa, y salir a caminar mientras te fijas en la pantalla del móvil, otra. El primer peligro de este juego es el riesgo de sufrir caídas, tropezones, choques con transeúntes o mobiliario urbano e incluso atropellos. ¿Nunca te dijeron aquello de “Mira por dónde andas”? Pues eso…
  • Dolor cervical: Una mala postura mantenida, como suele ser la que adoptan las personas que salen a la caza del Pokemon, puede causar dolor cervical y de espalda. Ya hemos tratado el tema de la importancia de mantener una buena postura en nuestro blog anteriormente y, desgraciadamente, cuando inventaron el Pokemon Go para su uso con el móvil o la tablet, no debieron pensar  mucho en tu cuello. ¿Te duelen las cervicales cuando abusas del smartphone o la tablet? Pues eso…
  • Situaciones de peligro: Metido en el juego, quizás uno pierda el sentido del tiempo y olvide que aunque se trate de un juego, el tablero es el mundo real. Si son las 3 de la mañana, por mucho monstruo que veas en tu móvil allá al fondo, en el callejón oscuro, mejor no vayas a por él. Si no estuvieras jugando ¿te meterías en un callejón? Pues eso…
  • Entrar donde no debes: ¿Quién elige dónde poner una Poké Stop? Las hay en los sitios más insospechados, como hospitales, comisarías de Policía, Museos, etc. Pero es posible que como cazapokemon no en todos ellos seas bien recibido. ¿Te irías a hacer un sudoku a un hospital o la comisaría de tu barrio? Pues eso…
  • Los robos: Muchas pokedadas y Poké Stops están ubicadas en lugares muy concurridos, perfectos para los carteristas y ladrones de poca monta que buscan a despistados. ¿No oíste nunca en el aeropuerto o en la estación del tren que mantengas tu equipaje vigilado? Pues eso…
  • La deshidratación: Es cierto que un buen jugador se puede tirar andando un buen rato. Para hacerte con los Eggs, debes haber caminado 5 km. Si no estás acostumbrado, un paseo demasiado largo puede pasar factura. Y desde luego, acostumbrado o no, tendrás que beber agua si no te quieres deshidratar. ¿Con qué mano sujeto la botella si las tengo ocupadas con el móvil? Pues eso…
  • La mala educación: No todo el mundo juega a Pokemon Go, aunque te cueste creerlo. En la calle hay muchas personas y éstas sí que son de carne y hueso. Si no miras por dónde vas, te puedes llevar a alguien por delante. Ellos también tienen derecho a no cazar ¿no? Pues eso…

Siempre insistimos en lo importante que es inculcar a los más pequeños buenos hábitos, como la práctica de actividad física y además insistimos en que en casa hay que predicar con el ejemplo. También sabemos que la vida ha cambiado mucho y que las nuevas tecnologías están aquí para quedarse… pero en el caso de la última moda que se trae todo el mundo entre manos (literal) este verano, no nos parece una buena práctica, no desde luego si se entiende como una forma de hacer ejercicio.

Los niños (y los adultos, ¿por qué no?) deberían moverse mucho más jugando. ¿O es que ahora vamos a dar por válido un “pokepaseo”, cuando hace no tanto los niños sudaban corriendo detrás de una pelota, saltaban con el balón perdido, se perseguían con el “tú la ligas” o contaban “dolas” a la comba?

Si eres tú quien se ha enganchado al juego, no te vamos a intentar convencer de que lo dejes, aunque sí podemos recomendarte estos ejercicios para liberar la tensión acumulada en cervicales y escápulas; pero si son tus hijos… te planteamos algunas opciones que pueden hacer  para que Pokemon no ocupe todo el tiempo de su día y menos ahora que están de vacaciones. Este vídeo nos ha servido de inspiración para alguna de nuestras propuestas:

Ideas para desbancar, aunque sólo sea un rato, a Pokemon

  1. Organízales una Gymkana: Si estáis de vacaciones, en el mar o la montaña, no tienes más que hacer una lista de cosas que tus hijos puedan encontrar en el entorno, para que las busquen. Tendrás que establecer algo parecido a un sistema de premios, por ejemplo: con 5 objetos de la lista encontrados, un polo, con 10, un paseo en pedaló.
    Planitllas de Pokemon

    Puedes utilizar estas plantillas para hacer unas caretas de Pokemon .

  2. Saca a Pokemon del juego: No sabemos si los siguen regalando con las latas de Nivea, pero un buen balón de playa, de esos hinchables, y unas caretas que ellos mismos se pueden hacer con unas cartulinas, son suficientes para sacar del móvil las Pokeballs y los monstruos. Que hagan equipos y se cacen a pelotazos. Eso sí, tendrás que delimitarles el campo de guerra, sobre todo si estáis en la playa, no vayan a equivocarse de monstruo y le den a la señora de la sombrilla…
  3. Un poco de aventura buscando tesoros: Si a tus hijos lo que les gusta es hacer de exploradores, el mundo real esconde muchos tesoros que no verán en el juego de Pokemon. ¿Alguna vez has pensado en coger una lupa y mirar de cerca esas pequeñas cosas en las que nunca nos fijamos? Un grano de arena, una hormiga, una mosca, un alga, la tela de una araña… Dale a tus hijos una caja de cartón y pídeles que guarden en ella los tesorillos que vayan encontrando. Luego, miradlos a través de la lupa. Los más bonitos, los más asombrosos, los más extraños… serán los que ganen y podrán elegir dónde ir de “aventura”. Que el premio sea una buena excursión para todos, en la que además podrán buscar nuevos tesoros para mirar al volver a casa.

Es más fácil hacerlo con el smartphone, pero no es lo mismo. Habrá que aprovechar el verano para moverse más y mejor ¿No crees?

No hay comentarios

Publica un comentario