Qué se hace en Pilates

Pilates, el “deporte” de las vagas

Mamás que no trabajan, señoras regordetas o vagas consumadas… estos son los perfiles de las personas que acuden a clases de Pilates. Porque Pilates es un “deporte” de pacotilla, en minúsculas y entrecomillado porque casi ni se puede denominar como tal. Es más un entretenimiento para pasar el rato con las amigas que una actividad física… una clasecilla de estiramientos suaves, en la que, por supuesto, ni vas a sudar, ni te vas a esforzar, ni vas a cansarte.

Si estás de acuerdo con lo expuesto en el párrafo anterior, está claro… No has asistido a una sesión de Pilates en tu vida y no tienes ni idea de lo que es.

Un poco de historia

La verdad es que el método Pilates queda muy lejos de ser una actividad suave, de constar sólo de estiramientos y de ser un ejercicio en el que apenas uno se cansa. La realidad es que Pilates se creó hace casi un siglo, como sistema de acondicionamiento físico y mental, bajo el nombre de “Contrología“. Basado en la realización de movimientos naturales con control, Pilates aunó conceptos del Yoga, las Artes Marciales y el Fisicoculturismo, así como de la danza, y los llevó un paso más allá, combinando las habilidades de estas disciplinas con el conocimiento que él tenía sobre ejercicio físico y anatomía. Con los años su creador, Joseph Pilates fue mejorando el método y, tras su muerte, las diferentes escuelas que le han seguido han ido evolucionando también.

Con los años todo ha cambiado mucho y la ciencia del movimiento no iba a ser menos. Son muchos los avances y actualmente sabemos más acerca de nuestro cuerpo, su funcionamiento y, en general, de la ciencia del movimiento. Por ello en SLINGS nos gusta presumir de que nuestros instructores de Pilates están formados por Polestar Pilates Education. Y es que Polestar es una escuela de formación de profesionales en Pilates y movimiento basada en la evidencia científica y ofrece a sus alumnos una formación de calidad, súper completa y que está en continua evolución. Forma a profesionales de Pilates y les capacita para que sepan diseñar sesiones de Pilates adaptadas a las necesidades de sus clientes y no simplemente una serie de ejercicios sin más.

Qué se hace en una sesión de Pilates 

Antes de empezar a hablar de lo que se hace en una sesión de Pilates, tenemos que dejar claro que vamos a hablar de lo que hacemos en una sesión de Pilates con instructores bien formados y cualificados… porque hay que reconocer que en algunos sitios, aunque ponga bien grande en la puerta que hacen “Pilates”, no sabemos muy bien que es lo que hacen pero sí tenemos claro que NO es Pilates…

Lo que hacemos en nuestras sesiones de Pilates:

  • Buscamos la alineación correcta de nuestro cuerpo para la realización de diferentes movimientos naturales. No forzamos “la máquina”, sino que buscamos la eficiencia de cada movimiento con una correcta alineación corporal. Lo del “No pain, no gain” no tiene ningún sentido (al menos, ninguno que sea positivo para nuestro cuerpo y nuestra mente).
  • Trabajamos la musculatura profunda, no nos limitamos a ejercitar los músculos más grandes ni más visibles del cuerpo, como se suele hacer en un entrenamiento en el gimnasio. No se trata tanto de lucir músculo, sino de fortalecer todo el sistema para que los músculos hagan un trabajo correcto y el resultado final sea un movimiento eficiente en el día a día de la persona. Con nuestras sesiones de Pilates logramos una mayor fluidez de los movimientos, mejoramos la elasticidad, ganamos en fuerza y aumentamos la resistencia de nuestros alumnos.
  • En cada clase de Pilates también entrenamos para mejorar la postura. Una buena postura ayuda a eliminar dolores, evitar lesiones y a mejorar el rendimiento deportivo. Pero además ayuda a incrementar la autoestima y a sentirse bien con uno mismo.
  • Las sesiones de movimiento en SLINGS se personalizan al máximo porque cada persona es un mundo y no todos necesitamos lo mismo ni tenemos los mismos problemas, dolores, etc. Hacemos clases para nuestros alumnos, no vienen a “una clase”, vienen a “su clase”. Por eso valoramos la capacidad física de cada persona que acude a SLINGS para detectar sus posibles necesidades en cuanto a movilidad se refiere, dolores, limitaciones, etc. Tras la valoración inicial, aconsejamos a nuestros alumnos qué les irá mejor en su caso: sesiones privadas, semi-privadas o en grupos reducidos, o clases colectivas. Algunas personas además pueden necesitar acudir a nuestro gabinete de fisioterapia, si sufren patologías o quieren rehabilitarse tras una lesión.
  • En SLINGS nuestros alumnos trabajan duro, se concentran, se esfuerzan y ejercitan con todo su cuerpo. Lo bueno: lo pasan muy bien; lo mejor: notan enseguida los resultados del entrenamiento. Aumentan su capacidad física, reducen sus dolores o los eliminan completamente, se sienten mejor y se ven mejor.

Por mucho que te lo cuente, igual no terminas de creerte eso de que Pilates es bastante más que una clase de estiramientos… Por eso te animo a que pases por uno de nuestros centros, ya sean en Madrid o en Barcelona, y lo pruebes. Te aseguro que te sorprenderás y además, querrás repetir.

Después de unas semanas haciendo Pilates en SLINGS, ya no querrás dejarlo nunca. Y si no te lo crees, ¡ven y prueba!

No hay comentarios

Publica un comentario