La bici me encanta y me mata

La bici me encanta… ¡y me mata!

Si estás deseando que llegue el fin de semana para coger tu bicicleta y salir a pedalear… Si te gusta ir a clases de ciclo indoor o spinning… Si te pasas las tardes con tus hijos dando vueltas en bici… Si te has enganchado a la bicicleta estática… Si alguno de éstos es tu caso… ¡eres bicicletero!

 

¡Y nos encanta que lo seas! Hacer ejercicio es una de las mejores formas de cuidarte y de mejorar tu calidad de vida. Pero la experiencia nos dice que además de disfrutar de la bicicleta, es posible que su uso también te esté causando algunas molestias. Éstas suelen ser comunes entre los ciclistas, sin embargo, tienen remedio.

 

Las lesiones sobre la bicicleta

Una buena posición sobre la bicicleta es fundamental para evitar dolores y posibles lesiones. Teniendo en cuenta que cuando montamos en bicicleta mantenemos una postura muy estática al tiempo que el cuerpo realiza un esfuerzo físico, es muy importante haber regulado bien la distancia entre el pedal y el sillín o el manillar. Una mala regulación de los elementos de la bicicleta provoca ciertas alteraciones en la forma en que tu cuerpo desarrolla cada movimiento, pudiendo provocar malos gestos que derivarán en dolores e incluso en alguna lesión.

¡Ay Mis rodillas!

Una de las causas más comunes de los dolores de rodilla al montar en bicicleta es una mala regulación de la altura del sillín. Éste debe estar regulado a una altura que permita la casi extensión total de la rodilla, de forma que la articulación de la cadera no esté permanentemente comprimida. Mientras que la longitud de las bielas delimita la presión que ejercemos sobre la rótula.

Si no sabes cómo regular el sillín de tu bicicleta, te recomendamos este vídeo de Mammoth en el que explican de forma muy sencilla cómo hacerlo correctamente:


Para movernos sobre una bicicleta, los músculos extensores de rodilla y cadera, junto con los aductores y los isquiotibiales, y los flexores son los que hacen la mayor parte del esfuerzo. La aparición de lesiones suele darse cuando los cuádriceps y los isquiotibiales no están igual de fuertes, provocando un sobre-esfuerzo.

 

Pedalear como Cantinflas

Dolores provocados por pedalear con las rodillas hacia dentro o hacia fuera. La alineación corporal a la hora de ejercer presión sobre los pedales es fundamental. Dependiendo de si tienes tendencia a rotar interna o externamente las piernas, estarás ejercicios una presión excesiva sobre los tendones rotulianos (en el caso de pierna valga) o en la parte externa de la rodilla (en el caso de pierna varo).

Con el fin de evitar la aparición de una tendinitis, la postura ideal es mantener alineada la cadera con el pie, dejando en una misma línea el segundo dedo del pie con nuestra rodilla.

En ocasiones se puede recurrir a plantillas para corregir la tendencia a meter las rodillas. También se recurre a separadores para incrementar el ancho entre la biela y el pedal cuando la tendencia es llevar las rodillas hacia fuera. Sin embargo, un buen trabajo de alineación corporal puede mejorar estas tendencias sin necesidad de recurrir a anchos especiales o a plantillas para el calzado.
muñecas-posicion-manillar-bicicleta_drlopezheras

También hay que tener en cuenta cómo nos agarramos al manillar. Muchas personas que practican ciclismo se quejan del adormecimiento de las manos. Esto se produce por un mal agarre del manillar, que deja aprisionado el nervio ulnas (que une nuestro brazo con la mano) y como la postura que tomamos sobre la bicicleta al agarrar el manillar hace que parte de nuestro peso recaiga sobre las manos, la limitación de este nervio hace que se duerman los dedos.

 

Pilates para los ciclistas

En SLINGS también pensamos en los amantes de las bicicletas porque Pilates es un método de entrenamiento que va fenomenal para complementar el ejercicio que se realiza con la bici y también reduce los dolores y evita la aparición de lesiones. ¿Sabes por qué? ¡Te lo contamos!

  1. La correcta alineación corporal es un básico en Pilates. Con los ejercicios y movimientos se busca mejorar la alineación y la postura. Para los ciclistas ya hemos visto lo importante que es una buena alineación, por lo que la práctica del método reducirá la aparición de dolor en las rodillas y las posibles lesiones.
  2. Con Pilates se trabaja toda la musculatura interna del cuerpo, además de realizar un trabajo articular muy completo. Para las personas que montan en bicicleta es bueno estirar la musculatura inferior así como la pectoral, ya que normalmente la postura que se tiene sobre la bicicleta las acorta. Para abrirlas, algunos ejercicios de Pilates ayudan mucho y harán que contrarrestes el efecto que la postura mantenida durante largo rato sobre la bicicleta tiene sobre tus piernas y caja torácica.
  3. Para ser un buen ciclista te ayudará mejorar tu musculatura central, ya que de dará mayor estabilidad sobre la bicicleta y evitarás sobrecargar ciertas zonas de tu cuerpo. En Pilates trabajamos mucho la musculatura interna del abdomen y de la lumbar, que le darán mayor potencia a tus pedaladas. Además fortalecerás todo el tren superior, que normalmente no se trabaja demasiado sobre la bicicleta.
  4. El trabajo de movimiento escapular que se realiza con algunos ejercicios de Pilates te ayudará a liberar la tensión sobre tus hombros, la cual se produce al agarrar el manillar de la bicicleta. También contrarrestarás  la rigidez en la zona cervical que provoca la postura de agarrarse al manillar.
  5. Un entrenamiento completo de Pilates mejorará las molestias articulares que suelen darse entre los amantes del ciclismo pero, además, incrementarás tu rendimiento deportivo no sólo al practicar ciclismo, sino también en otros deportes como los rotacionales, y sentirás que en general te mueves mucho mejor.

Y ahora que ya sabes que se puede montar en bicicleta y no sufrir dolores ¿a qué estás esperando para complementar el ciclismo con Pilates? 

Imagen Principal de uscyclingreport.com

No hay comentarios

Publica un comentario