Eres cincuentón o cincuentero

“Cincuentón” o “Cincuentero” ¿tú qué eres?

Algunas veces, las palabras dicen mucho más que lo que significan. Ser “cincuentón” no suena igual que ser “Cincuentero” y es que aúnque en el diccionario de la Real Academia, la segunda acepción no sale, nosotros en SLINGS sabemos que tenemos entre nuestros alumnos muchos “cincuenteros” que se han ganado el término ¡sólo a base de movimiento!

Y es que a medida que vamos envejeciendo, la actividad física es vital para mantener la salud y la independencia. Si llegados los 50 tienes una vida sedentaria, te mueves poco y consideras que ir a comprar el pan o bajar un tramo de escaleras es hacer ejercicio físico, estás abocado a que te llamen “cincuentón”…

Para sentirse y mostrarse como un “cincuentero” se puede, Sabemos cómo: Manteniéndote activo, que es muy saludable tanto para el cuerpo, como para la mente, mientras que la inactividad puede tener consecuencias muy negativas y muy limitantes. A partir de los 50,  nuestro cuerpo necesita movimiento para no olvidarse de si mismo.

Para evitar que nuestro rango de movimiento se vea reducido y que  pueda llegar a producir cierta inmovilidad, la práctica de ejercicio como Pilates, es fundamental, al igual que lo es la practica de actividad cardiovascular. Está comprobado que cuanto más te mueves, mejor te sientes y más ganas de moverte tienes, por lo que podemos hablar del círculo virtuoso del ejercicio. La práctica de ejercicio físico nos conduce a tener una mayor actividad en nuestro día a día y a sentirnos más capaces e independientes.

Éstos son sólo algunos de los beneficios de la actividad física para las personas a partir de los 50:

  • Mantiene y mejora la fuerza y la condición física.
  • Incrementa la capacidad de hacer las cosas del día a día, reduciendo la dependencia.
  • Mejora el equilibrio.
  • Ayuda a gestionar y mejorar ciertas enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardiacas y la osteoporosis.
  • Reduce los sentimientos de depresión, en ocasiones comunes cuando uno llega a la jubilación y mejora el estado de ánimo y el bienestar general de la persona.
  • Mejora la agilidad mental, incrementa la capacidad de cambiar rápidamente entre tareas, planificarlas e ignorar información que resulta irrelevante.

A muchas personas, sobre todo a aquellas que no han realizado actividad física durante años, les resulta difícil adquirir una rutina de actividad física a partir de los 50 años. No se trata de volverse loco y pretender apuntarse a la próxima maratón, sino de incorporar una rutina de ejercicio en el día a día de tipo moderado. Con un mínimo esfuerzo se puede lograr fácilmente este objetivo y, además, descubrir que la práctica de actividad física también es divertida y retadora.

Salir a dar un paseo diario de al menos media hora proporciona a nuestro cuerpo una actividad cardiovascular muy saludable y beneficiosa para el funcionamiento del corazón y las arterias, mejora el estado de ánimo, ayuda a oxigenar el organismo y mejora la calidad de la piel. El ejercicio cardiovascular ayuda también a prevenir enfermedades como la diabetes o la obesidad. Lo que puede comenzar como una obligación, puede convertirse en una rutina de los más agradable y hasta en un plan para salir a conocer otros sitios, con la excusa de pasear.

Si a nuestro paseo diario añadimos unos minutos de ejercicios de Pilates, la calidad de nuestro movimiento mejorará también y ésta será perceptible cuando intentamos realizar otras actividades de nuestro día a día. La importancia de practicar ejercicio a partir de los 50Coger a tu nieto en brazos, sentarte en una silla baja, empujar el carro de la compra o agacharte a recoger algo del suelo serán acciones que una persona que practica Pilates de forma asidua puede realizar si ningún tipo de esfuerzo ni dolor.

Practicar una hora de Pilates dos o tres veces por semana puede marcar la diferencia en la calidad de vida durante la tercera edad. Además, si incorporas algunos ejercicios básicos, que aprenderás en clase de Pilates, en tu actividad diaria, estarás previniendo caídas que pueden ser habituales con el paso de los años (torceduras de tobillo, caídas por falta de estabilidad y control motor…) Estos ejercicios no te llevarán más de 10 o 15 minutos pero son verdaderamente útiles: ejercicios de tobillos mientras ves la televisión, ejercicios de cadera cuando te levantas, etc. En SLINGS contamos a nuestros alumnos para qué sirve cada ejercicio y cuáles se pueden realizar también en casa sin necesidad de máquinas ni implementos. ¡Hay movimientos muy sencillos de realizar y que, sin embargo, nos pueden aportar mucho!

Si tienes 50 años o más y aún buscas excusas para no hacer Pilates ni realizar algo de ejercicio cardiovascular, te estás haciendo un flaco favor. Además, acudir a clases de Pilates en SLINGS es muy divertido: contamos con grupos de diferentes niveles que se adaptan a la capacidad de movimiento de nuestros clientes, nunca hacemos lo mismo en clase así que no te podrás aburrir, conocerás a otras personas, pasarás un fantástico rato y además, verás como mejora tu capacidad física día a día.

¿Te lo vas a seguir pensando? ¡Ven a probar!

Imágenes de Freedigitalphotos.net, “Woman Enjoying Her Day Out, Shopping” cortesía de stockimages y “Grandfather Piggybacking His Grandson” cortesía de photostock.

No hay comentarios

Publica un comentario