¿Te has excedido en Navidad?

Celebrar las fiestas ¿en exceso? #MiNavidadSaludable

Han llegado las fiestas navideñas, lo quieras o no. Seguro que ya has tenido alguna comida o cena de celebración de las fiestas, con amigos, compañeros de trabajo, la pandilla de toda la vida… Así que cuanto antes pongas en marcha los consejos de los que hoy vayamos a hablar ¡mejor! sobre todo si quieres tener #MiNavidadSaludable.

 

Como es Navidad ¡me voy a poner morado!

¿Por qué? ¿Es que celebrar algo es motivo suficiente para excederte? Si lo piensas un momento, no encontrarás razón alguna -real- que te lleve a comértelo todo -y bebértelo todo- simplemente porque toca celebrar. Por eso no te vamos a decir qué puedes hacer para contrarrestar los efectos de los atracones navideños… es como la fábula de Juan Revenga:

Me voy a poner hasta las trancas… ¿qué me sugieres?” o “Me voy a agarrar una melopea de órdago… ¿tienes algún secreto para no tener resaca?“, etc.

La clave para que los atracones navideños no te pasen factura es sencillísima: ¡No te los pegues! 

Ten en cuenta que si te pasas comiendo un día, no pasa nada, pero en Navidad comemos y cenamos, picamos entre horas (¡ay! estas bandejas de polvorones, turrones y roscos de vino en todas las casas…) y siempre aparecen las ocasiones para tomarse una copa y celebrar más… Celebrar y comer, beber y celebrar. Luego la báscula pasa factura, el colesterol se desmanda, te sientes pesado, la ropa no te entra…

 

Consejos para celebrar sin excederse con el “manduque”

Parece sencillo decir “No te lo comas todo” pero cuando estás celebrando,  nos sentimos arrastrados hacia el exceso. Si te cuesta tener control cuando te encuentras ante una mesa repleta de cosas riquísimas, tenemos algunas ideas que te pueden ayudar. Estas fiestas podrás disfrutarlas participando en #MiNavidadSaludable, cuidando tu salud y pasándolo genial con los tuyos. Siéntate a la mesa pero con cabeza…

Una buena elección del menú es esencial cuando vamos a salir a comer o cenar varias veces durante un corto periodo de tiempo. Si la cita es con un grupo grande de personas, es muy probable que haya un menú cerrado en el que podrás elegir entre carne y pescado, el resto te vendrá dado. Aún así, estos consejos te valdrán para minimizar el exceso aún con menús cerrados.

Limonada para Navidad

Limonada con hierbabuena y stevia, una opción sin azúcar y sin alcohol, muy refrescante. Imagen de www.mybakingaddiction.com

        • Olvídate de los aperitivos de siempre: Si vas a sentarte a comer o cenar, no piques antes. Ni aceitunas, ni almendritas y sobre todo nada de patatas fritas. ¡No vas a pasar hambre! así que no metas la mano en el bol de los aperitivos. Cuando vas a recibir en casa, sorprende a todos con tus aperitivos, serán poco comunes si optas por hacer estos aperitivos saludables (en inglés). Para beber, te sugerimos una opción no alcohólica, sobre todo si ya vas a consumir alcohol durante la comida o la cena. Si estás celebrando en casa puedes preparar limonada con hierbabuena y endulzada con stevia, que bien servida, lucirá fenomenal y además no abre el apetito como lo hace el alcohol.
        • Pequeñas porciones: Si no puedes resistirte a probarlo todo, este es un MUST. Sírvete poca cantidad y mastica bien y despacio. La sensación de saciedad tarda unos 20 minutos en aparecer en el cerebro, por lo que comer con tranquilidad ayuda a evitar la obesidad.
        • Primeros platos: Son ideales las sopas, caldos y consomés, ya que tienen menor aporte calórico. La sopa de pescado o marisco puede ser una fantástica elección para el primer plato. Si la cena la vas a hacer en casa, puedes ver esta receta casera de sopa de pescado que propone La flor del melocotón en su blog. Otra opción con muy pocas calorías es el consomé de jerez como el que hace Elvira en su cocina granadina. También puedes poner una crema, aunque tienen mayor aporte energético, ya que se suele utilizar harina y leche para texturizar las cremas, las de verduras, además de sanas, las puedes hacer empleando leche desnatada o crema de soja. Las harinas blancas no son lo mejorcito del mundo, pero en su lugar puedes comprar harina integral o de trigo sarraceno en el herbolario. La receta de crema de champiñones con nueces de la Dolorss suma a los beneficios de las verduras el poder antioxidante de las nueces y puede ser una riquísima opción ligera.
        • Ensalada navideña con granada

          Ensalada “Árbol de Navidad” con granada, receta original publicada en www.kblog.lunchboxbunch.com

          Ensaladas: Son ricas y, si no te pasas con la salsa, muy ligeras. Su colorido alegra la mesa y el paladar y si eres creativo, puedes decorar el plato haciendo un guiño a la Navidad. Aquí tienes algunas propuestas como la de pomelo y salmón o la de vieiras y rúcola.

        • Plato principal: Habitualmente se suele servir carne o pescado y en las grandes mesas, ambos (comidas o cenas con menús de tres platos). Elige carnes con poca grasa, las conocidas como carnes magras. La elección es más amplia de lo que puedes pensar en un primer momento: no hace falta que recurras al pollo o la ternera; además de éstas y el conejo o el pavo (puedes hacer el típico pavo asado de Navidad), hay opciones más exóticas que tienen menos grasa y menos calorías como la carne de caballo, la de avestruz, de caimán, de canguro o la de Emú. Si quieres inspiración… hay para todos los gustos: desde esta receta rápida y ligera de Carpaccio de Avestruz a opciones más elaboradas. Si prefieres utilizar pollo, con unas pechugas de pollo rellenas de higos seguro que no fallas. Las opciones con pescado son también variadísimas y aquí además juegas con una ventaja y es que el pescado tiene pocas calorías y poca grasa. Esta recete de merluza con gambas y salsa de sus corales la puedes preparar con crema de soja y así evitar la grasa de la nata en la preparación de la salsa.
        • Guarnición: Procura elegir guarnición que no sean demasiado pesadas ni tengan demasiados hidratos de carbono. La lombarda es muy socorrida y combina bien con casi todo. La puedes preparar con manzana, con castañas, con ajo… Si quieres otra opción, recurre a las verduras mejor que al arroz, a las patatas u otros tubérculos.
        • La copa medio llena o medio vacía: Ya sea en casa o en un restaurante, la elección de la bebida también es importante. El vino tinto tiene más beneficios por su composición nutricional que el vino blanco aunque su aporte calórico es muy similar, la sidra tiene menos calorías, menos azúcar y menor graduación alcohólica que el champagne, por lo que puede ser una fantástica elección. En cualquier caso, ir combinando la bebida alcohólica con agua es lo mejor que puedes hacer. No vamos a decirte que no bebas, pero sí que si lo haces con moderación además de padecer menos sus efectos a la mañana siguiente, estarás controlando también el aporte energético de lo que bebes. Si piensas que 1 gramo de alcohol tiene 7 kilocalorías (calorías vacías sin ningún nutriente) y que además su ingesta estimula el apetito… no hace falta que sigas haciendo la cuenta para saber que la ingesta debe ser moderada si no quieres engordar. El consumo de alcohol disminuye la eliminación de las grasas ya que las calorías que aporta al organismo se queman muy rápido, antes que las aportadas por las grasas.
Postres navideños con menos calorías

Postres navideños con menos calorías: Papa Noel de plátano y fresas. Imagen de www.thewhoot.com.au

      • Y el postre y los dulces: No vamos a quedarnos sin postre porque queramos hacer una comida sensata, pero si debemos intentar no terminar el menú con recetas llenas de calorías y azúcar. Los postres elaborados con fruta fresca son una fantástica opción para estas fiestas y mucho menos calóricos que la repostería. Con creatividad te pueden lucir muchísimos estos Papá Noel de plátano y fresas, son de lo más “Ho, ho, hoooh!”.

Si lo que de verdad te va es la repostería, puedes sustituir el azúcar blanco que normalmente utilizas en tus postres (esta recomendación deberías incorporarla a tus postres siempre, no sólo en Navidad): en el herbolario podrás encontrar soluciones mucho más sanas y menos dañinas para el organismo que el azúcar blanco, como la miel, el sirope de ágave o el jarabe de arce.

Es importante tener en cuenta dos cosas: en repostería no funcionan igual que el azúcar, por lo que tendrás probar con antelación la receta para asegurarte de que todo sale bien. En Rebañando puedes encontrar varias recetas de postres elaborados sin azúcar blanco, como estos dátiles rellenos de ricotta con sirope de arce. El otro aspecto a tener en cuenta es que estos sustitutos del azúcar, al igual que la fructosa, no son válidos para las personas  que padecen diabetes. Para ellos, el endulzante natural que mejor les va es la stevia, como se utiliza en esta receta de Cheese cake de fresa:

 

Ahora ya no tienes excusas para pegarte un atracón navideño. Elige bien lo que comes ya sea en casa o fuera y comparte con nosotros tus soluciones culinarias para participar en #MiNavidadSaludable. ¿Te animas a compartir esos platos equilibrados y deliciosos en Navidad?

Imagen principal de www.comment-economiser.fr

No hay comentarios

Publica un comentario