Te falta motivación para hacer ejercicio

3 motivos que te empujarán a hacer ejercicio

Con motivo del Día Mundial de la Actividad Física #DMAF, que se celebró ayer 6 de Abril, desde SLINGS una vez más queremos recordarte lo importante y beneficioso que es incorporar el ejercicio físico para tu cuerpo y tu mente.

Si ya vienes a SLINGS a moverte con nosotros, sabes lo bien que sienta el ejercicio, pero quizás seas una de esas personas que aún no ha encontrado el placer en la actividad física. Por si no lo sabes, hacerse con este buen hábito podría llevarte tan sólo 21 días, por lo que podrías hacer un esfuerzo durante tres semanas y tratar de superar ese freno, que hace que encuentres cualquier otra cosa que hacer antes que ejercicio.

Lo que quieres convertir en un hábito, debe conectarte con algo que realmente te motive.”

– Mary Viñas

Como dice Mary Viñas en el artículo sobre la adquisición de buenos hábitos de El País, es importante tener una motivación que te ayude a incorporar el hábito del ejercicio en tu día a día. Quizás estas ideas te sirvan de ayuda para sentirte motivado y lograr tu objetivo:

1.- Piensa primero en ti y después en el resto: ¿Cuánto tiempo consideras que es lógico dedicar al cuidado de tu cuerpo y de tu mente? Si lo piensas fríamente, 60 minutos al día, cuando éste tiene 1.440 minutos, no es demasiado tiempo. Hacer ejercicio diariamente es de lo mejor que puedes hacer por tu físico y tu mente; cuando hacemos ejercicio oxigenamos nuestro cuerpo, liberamos nuestra mente y liberamos las energías negativas acumuladas durante la jornada. Seguro que hay muchas cosas bastante más desagradables y menos agradecidas que la actividad física que haces todos los días sin siquiera pensarlo. ¡Quiérete más!

2.- Mírate por dentro: ¿Cómo te encuentras tras tu sesión de ejercicio? Cuando practicamos actividad física nuestro cerebro segrega endorfinas, unas hormonas que tienen un efecto analgésico y de sensación de bienestar. Por eso, tras la actividad física te sentirás bien, relajado y satisfecho por haberte movido. Cuando llegue el momento de tu tiempo para la actividad física y sientas que tus ganas flaquean, recuerda lo bien que te sientes una vez que has cumplido con tu sesión de ejercicio.

3.- Mírate por fuera: ¿No ves cambios físicos? Hacer ejercicio no es Lourdes… No vas a ver a Angelina Jolie o a Brad Pitt en tu reflejo ante el espejo pero seguro que sí sientes cómo tu cuerpo reconoce el esfuerzo que estás haciendo por moverte. Te sentirás más ágil, tendrás mayor movilidad, te sentirás más flexible y tomarás conciencia de ciertas partes y músculos de tu cuerpo que nunca habrías pensado que estaban ahí… ¿Qué mejor reflejo que sentirte así de bien?

AVISO IMPORTANTE: LA ACTIVIDAD FÍSICA PROVOCA ADICCIÓN

Si logras superar el reto de enfrentarte a esos “temibles” 21 días hasta hacerte con el hábito de la actividad física, debemos avisarte: es posible que te pases al otro extremo y el día que te saltes tu rutina ¡la echarás mucho de menos!
Lo bueno es que es fácil de remediar, porque sea cual sea el ejercicio que hagas normalmente, las opciones son infinitas y si un día no puedes ir a tu clase de Pilates porque se puso malo el niño, o no puedas salir a correr porque esté cayendo el diluvio universal, ¡siempre puedes poner música y moverte un poco en casa! Si necesitas inspiración, echa un vistazo a estos ejercicios de Pilates.

 

Imagen “Young Woman Bicycling” cortesía de a454 en Freedigitalphotos.net

No hay comentarios

Publica un comentario