Consejos de nutrición para pilates

3 Consejos de nutrición para tu sesión de Pilates

La alimentación es una parte fundamental en el cuidado de la salud. Constantemente estamos recibiendo información sobre diferentes dietas y consejos sobre lo que es bueno comer y lo que no, cuándo debemos hacer las ingestas y por qué. Sin embargo, entre tanta información, como siempre pasa, no toda es igual de válida. Todos hemos oído hablar de alguna dieta “milagro” de esas que prometen unos resultados que cualquiera que entienda un poco de nutrición sabe que no son verdad o, aún peor, que son auténticas barbaridades.

Por eso hoy queremos darte algunos consejos sobre cuándo es mejor comer y beber teniendo en cuenta las sesiones de Pilates a las que asistes; la idea es que cuando acudas a tus clases estés bien hidratado y cuentes con el “combustible” suficiente para aprovechar al máximo tu sesión, potenciando los efectos de ésta sobre tu salud.

Antes de comenzar, hay que dejar bien claro que no existe una fórmula exacta sobre qué es lo mejor que se puede comer y beber antes, durante y después de una sesión de entrenamiento, pero sí hay una serie de pautas que conviene respetar. Lo primero, para determinar qué pautas hay que seguir con respecto a la alimentación y la actividad física, es tener claros cuáles son los objetivos que queremos lograr. No es lo mismo querer adelgazar, que ganar volumen muscular.

También tenemos que pensar que cuando hablamos de un plan nutricional efectivo y correcto, nuestro principal objetivo es proporcionar a nuestro cuerpo el “combustible” necesario para que podamos trabajar durante la sesión de Pilates de la mejor forma posible. Y recordemos además que los planes de nutrición siempre deben ser personalizados y supervisados por un especialista en nutrición. No todo el mundo necesita comer y beber lo mismo.

3 consejos sobre la ingesta para practicar Pilates

  1. El reparto correcto de las ingestas es primordial: No dejes pasar más de 4 ó 5 horas entre las comidas. El horario de ingestas depende de cada persona, ya que no todos seguimos los mismos horarios, pero el tiempo entre comidas es igual para todos. Permanecer más de 4 ó 5 horas en ayunas lo único que hará es mermar tus fuerzas durante el entrenamiento.
  2. No acudas a clase de Pilates con el estómago lleno. Para poder sacar todo el provecho a las sesiones siempre es mejor comenzar con la sesión de entrenamiento una vez hayas terminado la digestión. El tiempo de digestión varía según el tipo de comida realizada; este tiempo además varía según la persona. Pero por norma general, suele ser de entre una hora y media y dos horas cuando hablamos de una comida principal y entre media hora o 45 minutos si estamos hablando de un tentempié como puede ser la ingesta a media mañana o media tarde.
  3. La hidratación es indispensable para el organismo, Hidratación y Pilates por eso es fundamental beber agua antes, durante y después de la clase de Pilates. No debes esperar a tener sed para beber agua ya que ésta indica una leve deshidratación. Comienza a beber agua una hora antes de la sesión, de forma que el organismo tenga el tiempo suficiente para permitir el vaciado gástrico y que puedas ir al servicio antes de comenzar la clase y no te pille en medio del entrenamiento. Durante la clase de Pilates, procura beber algún sorbo de agua como mucho cada 20 minutos. Una vez terminada la clase de Pilates y aunque no sientas sed, bebe también, te ayudará en la recuperación muscular y además, facilitarás la eliminación de las sustancias de deshecho que se producen en tu organismo durante el entrenamiento.

Con estos sencillos consejos lograrás sacar más provecho de tus clases de Pilates y te sentirás mejor durante la práctica de la actividad física y después de la misma. ¿Tienes en cuenta lo que comes y bebes antes de acudir a tu clase de Pilates?

Imágenes de Freedigitalphotos.net: “An Apple A Day Keeps The Doctor Away” de stockimages y “Drinking water pouring into glass” de suphakit73.

No hay comentarios

Publica un comentario